Saltar la cuerda es un ejercicio aeróbico con interesantes beneficios para la salud. Además de ayudar al cuidado de la salud cardiovascular, contribuye a un peso sano y unos músculos fuertes.

Tonificar y quemar calorías saltando la cuerda

Saltar la cuerda puede evocarte algunos momentos de tu niñez, pero la verdad es que es uno de los ejercicios cardiovasculares más completos que puedes practicar. Esta sencilla actividad, que parece un juego de niños, contribuye a mantener una buena condición y resistencia física. 

Además, complementa los efectos de algunos deportes o rutinas de ejercicios. 

Saltar la cuerda: un ejercicio aeróbico con beneficios para la salud

En general, la práctica de ejercicio aeróbico tiene efectos positivos en la salud. Como lo detalla una investigación publicada en World Journal of Cardiology, hacerlo de forma regular ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y trastornos metabólicos como la obesidad.

Saltar la cuerda, en particular, te ofrece algunas ventajas como actividad deportiva. Es fácil de practicar, se puede hacer desde cualquier lugar, contribuye a la pérdida de peso y, de paso, ayuda a mejorar el equilibrio. En el siguiente espacio compartimos en detalle sus principales beneficios.

1. Tonifica los músculos

Cuando saltas a la cuerda trabajas todos los músculos de tu cuerpo, comenzando con el grupo muscular central, los superiores y los inferiores. Para mantener la cuerda en constante movimiento, usas la parte superior de los bíceps y el trapecio. Además, debido a la fuerza de los saltos, los abdominales se contraen.

Entre tanto, los músculos de la parte inferior del cuerpo, como los cuádriceps, los glúteos, los femorales y las pantorrillas se tensionan y van aumentando su tono. Por este motivo, saltar la cuerda es una actividad interesante para tonificar el cuerpo, a la vez que se pierde grasa.

Tonificar y quemar calorías saltando la cuerda

2. Mejora la salud cardiovascular

El movimiento que se genera al saltar la cuerda beneficia directamente al sistema cardiovascular. De hecho, un reciente estudio publicado en European Journal of Applied Physiology determinó que el ejercicio de saltar la cuerda disminuye el riesgo de enfermedad cerebrovascular en poblaciones jóvenes.

3. Aumenta la capacidad pulmonar

Al saltar la cuerda los pulmones reciben mayor cantidad de aire, lo que ayuda en el caso de sufrir problemas respiratorios. Asimismo, es un ejercicio que aumenta la resistencia física, por lo cual disminuye esa sensación de ahogo en ciertas actividades exigentes.

La American Lung Association recomienda saltar la cuerda como una de las opciones para ayudar a los pulmones a funcionar de manera eficiente. Por eso, vale la pena incorporarlo como parte de la rutina de ejercicios diaria.

4. Ayuda a la quema de calorías

Se estima que saltar la cuerda durante 30 minutos puede ayudar a perder hasta 400 calorías. Por supuesto, es difícil saltar tanto tiempo durante la rutina de ejercicios. Sin embargo, con solo dedicarle entre 8 y 10 minutos ya se obtienen beneficios interesantes para la pérdida de peso. 

5. Mejora la densidad ósea

Saltar la cuerda es un ejercicio que contribuye a fortalecer los huesos, especialmente cuando se practica desde edades tempranas. Según una investigación publicada en la revista PLoS One, saltar la cuerda podría ayudar a incrementar la densidad ósea en las extremidades inferiores.

6. Evita el estrés y mejora la actividad cerebral

Aunque no se ha probado científicamente, se dice que la coordinación necesaria para saltar la cuerda crea nuevas conexiones neuronales. En general, como lo detalla una revisión en Frontiers in Psychology el ejercicio aeróbico ayuda a incrementar la liberación de endorfinas.

Tonificar y quemar calorías saltando la cuerda

Por lo anterior, saltar la cuerda es una actividad relajante que puede contribuir a mitigar los efectos del estrés y la ansiedad. Incluso, su práctica regular se asocia a un mayor estado de bienestar.

 

Productos recomendados: